Multas por publicitar viviendas sin certificado energético

El desconocido certificado de eficiencia energética.

Con la entrada en vigor hace ya más de 5 años, del RD 235/2013 las viviendas deberían disponer de un certificado para que de manera clara pueda interpretarse que tan eficiente es a nivel energético. Es decir, cuanta energía (o bien podríamos decir dinero) le costará al usuario mantener la vivienda habitable. En el caso de viviendas nuevas, el certificado es obligatorio y su calificación debe cumplir con un mínimo que parte de la calificación tipo C. Pero para el caso de viviendas existentes, generalmente cuando se realiza el certificado, su calificación lógicamente es mucho más baja que las de nueva construcción. La escala parte de una F, siendo estas las menos energéticas.

Ahora bien, cual es la función de este baremo alfabético? Pues que quien vaya a utilizar la vivienda, sepa y sea consciente de que por ejemplo, para 2 pisos de similares superficies, ubicación o precio, no invertirá lo mismo en electricidad o gas si uno de ellos posee calificación F y el otro calificación tipo C.

Entendiendo este concepto tan básico, es lógico de pensar que en caso de venta o alquiler se requiera de este certificado, incluso al momento de publicitarlo.

El rol de las inmobiliarias

Es aquí donde las inmobiliarias se ven más indefensas ante el mercado, en el que se toma el certificado energético como otro gasto más, por el cual el propietario no quiere realizarlo a menos que la operación inmobiliaria se concrete en breve.

Y son las inmobiliarias las que están expuestas a sanciones, según el régimen sancionador del art. 18 del citado decreto.

Será cuestión de tiempo que estas primeras sanciones generen la conducta de que los pisos publicitados ya no tengan el cartel de «certificado en trámite», sino su correspondiente etiqueta de eficiencia energética.

castellon2017

Author castellon2017

More posts by castellon2017

Leave a Reply

Ir a la barra de herramientas